Calles Compartidas

Calles Compartidas: Calles de encuentro (2021)

Calles Compartidas: Calles de Encuentro (2021)

4,119 personas participando
14 TALLERES
6 Artistas

2 murales, 1 intervención vial y 1 cancha

Calles compartidas: Calles de Encuentro se llevó a cabo en el querido barrio de San Roque, en el corazón de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Las calles de este barrio han conectado historias de quienes las habitan y las transitan en el día a día.

La iniciativa propuso una intervención temporal y experimental, para explorar las posibilidades y oportunidades de transformación vial, con el objetivo de reducir la velocidad de los vehículos e integrar con mayor intensidad usos sociales y alternativos del mismo espacio. 

La principal característica de Calles Compartidas es la concepción de la calle como un espacio público y no como un mero lugar de tránsito. Las características físicas comienzan con la construcción de una superficie única, al mismo nivel y con varias texturas de pavimento y elementos que definan y diversifiquen el desplazamiento entre las personas, sin importar sus edades o capacidades físicas. Esta superficie uniforme permite dos cosas: por un lado, brinda accesibilidad total a todos los habitantes (niñas y niños, adultos mayores, personas con discapacidad) y por el otro, da la sensación al automovilista de que es él quien está invadiendo el espacio público y no al contrario.

Con la idea de colocar a las personas al centro de toda actividad, el proyecto comenzó con un scouting y estudio sobre la vida cotidiana. En él  se analizaron los elementos físicos y sociales del barrio de San Roque a través de la impartición de talleres y con la instalación de sensores urbanos.

Posteriormente se realizaron encuentros vecinales a cargo de Laboratorio Ciudadano y se implementaron actividades para generar conexión entre las y los vecinos del barrio mediante el “Escuadrón Utopía Urbana”, un grupo de personas que activó el espacio público a través de acciones artísticas en la calle, como lectura en voz alta y actividades de cuenta cuentos. 

Se ejecutaron talleres de cartografía, teatro espontáneo, fotografía y collage, que lograron identificar las necesidades y deseos de habitar las calles. De la mano de Astrolabio, se reflexionaron temas como el significado de transitar libremente desde una perspectiva de género y se realizó una significativa caminata nocturna con las vecinas de San Roque.

Por otra parte, se realizó una intervención temporal para explorar las posibilidades y oportunidades de transformación vial:  se pintó una cuadrícula amarilla en el suelo que difuminó simbólicamente los límites entre la banqueta y el arroyo vehicular, diluyendo las fronteras entre el  uso de ambos. También se colocó mobiliario urbano temporal que favoreció a la integración de nuevos elementos para producir un aumento de actividades sociales en el lugar y fortalecer la dinámica en la calle.

Las experiencias vividas se alimentaron de la fuerza y de la unión de sus habitantes, quienes han mantenido sus tradiciones e historias y quienes continúan enamorados de los atardeceres en aquel parque lleno de juegos; son ellos y ellas quienes a través de la convivencia lo han convertido en un lugar que te abraza y te invita a estar.

Queremos agradecer a todas las niñas y niños, a las y los sanroqueños, porque con amor, entusiasmo y alegría nos han abierto sus puertas y de la misma manera han entrado en nuestros corazones, llenándolos de esperanza y de color. Todas son personas valientes que han tenido el valor de recuperar su espacio para el ocio, para el descanso y para la convivencia de toda la comunidad que habita y transita San Roque.

Gracias por esas sonrisas, bailes, juegos, travesuras, cantos y palabras en cada taller. Su generosidad, su compromiso y su entusiasmo han convertido la calle en un lugar de encuentro.

 

¡Que las calles se sigan compartiendo!

Conoce las historias

Con esta experiencia Gael conoció nuevos amigos, desde la niña que vive en el parque, el niño que sus papás venden papas en la esquina, la niña nueva en el barrio, los hijos de los que venden verduras, el niño que siempre acompaña a sus papás a vender dulces, así como niños migrantes. Ha sido muy bello, porque esos niños ya se habían visto antes, pero se miraban indiferentes y ahora son amigos.
– Vecina de San Roque

VIDEO resumen
ALIANZAS

agradecimiento especial por su apoyo y colaboración al Colegio de Arquitectos Chiapanecos, Astrolabio y Laboratorio ciudadano
EQUIPO Operativo comunitario

Colectivo Tomate

Orlando Reyes Hernández, Coordinador de Proyecto

Daniel Viveros López, Promotor comunitario

José Luis González Pérez, Responsable de Seguridad y Producción

Luis Alfonso Torres Álvarez, Gestor de Producción

Oswaldo Nava Doctor, Gestor de Producción

Carlos Camarillo Portela, Asesor Metodológico en Artes de Participación

Lucero de la Cruz Morales, Promotora Comunitaria (Escuadrón Utopía Urbana)

Silvia Maytorena Salcido, Promotora Comunitaria (Escuadrón Utopía Urbana)

Alberto Figueroa, Promotor de Documentación